sorgo

Sorgo

Nombre Botánico: Sorghum bicolor

A pesar de haber sido domesticado en Etiopía y Sudán, se cree que los orígenes del sorgo se pueden encontrar en Egipto hace 8.000 años. Luego se expandió por rutas comerciales hacia la India y llegó a América recién en el siglo XIX. El género de sorgo incluye hasta 30 especies y se conoce bajo una variedad de nombres, dependiendo del área geográfico en el que se encuentre (milo, maíz guinea, maíz kafir, dura, mtama, jowar kaoliang…).

Este grano entero no contiene gluten y se cultiva sobre todo en tierra secana, dada su capacidad de sobrevivir en temperaturas altas y climas desérticos. Estas propiedades hacen del sorgo una fuente elemental de la dieta africana, aunque también ha ganado popularidad en el Sur Asiático y América Latina. Sin embargo, hoy en día el productor principal es Estados Unidos, cuyo uso del sorgo no es prioritariamente como alimento humano, sino para la nutrición ganadera y como combustible para plantas de etanol.

La cáscara del sorgo es comestible (a diferencia de muchos otros granos), lo cual previene la pérdida de muchos de sus nutrientes. Sus propiedades lo hacen ideal para celíacos, pero también para aquellos con síndrome de intestino irritable y también se asocia con la disminución del cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes, dado su alto contenido de antioxidantes.

Finalmente, el sorgo es un grano versátil– se puede usar para muchas preparaciones distintas y contribuye a una dieta sin gluten. La panadería es quizás uno de sus áreas más comunes (ya sea galletas, pan, magdalenas o bizcochos) pero también puede ser utilizado para preparar pasta o pizza casera, agregado a las ensaladas después de hervir, o para elaborar cervezas o otras bebidas. Además, también se puede cocinar al estilo palomitas en vez del maíz.

 

Fuente imagen: Wikimedia Commons

 

Leave a comment

*